Suscripción Newsletter

Recibe noticias y avisos de promociones especiales

Meu coco

Caetano Veloso
Discos: MPB

Disponible

16,61 € impuestos inc.

Ficha técnica Discos

Sello Sony Music
Estilo MPB
Año de Edición Original 2021

Más

Caetano Veloso (voz, guitarra acústica)

Mestrinho (acordeón), Lucas Nunes (piano, sintetizadores, guitarras, bajo, programaciones, producción), Pedro Sá (guitarra eléctrica, bajo), Tom Veloso (guitarra acústica, coros), Zé Ibarra (guitarra acústica, coros), Jorge Helder o Miguel Góes (bajo), Marcelo Costa (batería, percusión), Vinicius Cantuária (batería, percusión), Márcio Victor, Jorginho Barbosa, Jadsom Souza y Felipe Larrosa Moura (percusión), Moreno Veloso (percusión, coros), Xande de Pilares y Zeca Veloso (coros), Jaques Morelenbaum (cello, arreglos y dirección de orquesta), conjunto de vientos (con arreglos de Thiago Amud o Letieres Leite) y orquesta.

Participación especial de: Carminho (voz), Dora Morelenbaum (voz), Hamilton de Holanda (bandolim) y Pretinho da Serrinha (percusión).

"Caetano Veloso lança às 21h de quinta-feira, 21 de outubro Meu coco, álbum autoral de músicas inéditas. Na capa, cujo projeto gráfico é assinado por Cubículo, o artista aparece em foto de Fernando Young.
O foco da foto reside sobre a cabeça de Caetano, em sintonia com o sentido da palavra coco na letra da música que dá nome ao disco formatado pelo próprio Caetano Veloso em parceria com Lucas Nunes e gravado com os toques de músicos como o bandolinista Hamilton de Holanda, o ritmista Marcelo Costa, o percussionista Marcio Victor, o sanfoneiro Mestrinho, o percussionista Pretinho da Serrinha – para quem o compositor fez samba incluído no álbum – e o multi-instrumentista Vinicius Cantuária.
Com arranjos de Jaques Morelenbaum, Letieres Leite e Thiago Amud, além das vozes de Carminho e Dora Morelenbaum, o álbum Meu coco traz, além da música-título, canções autorais como Anjos tronchos, Autoacalanto, Noite de cristal (1988) e Pardo (2019).
Com a palavra, o autor das 12 canções: “Muitas vezes sinto que já fiz canções demais. Falta de rigor? Negligência crítica? Deve ser. Mas acontece que desde a infância amo as canções populares inclusive por sua fácil proliferação. No final de 2019, tive um desejo intenso de gravar coisas novas e minhas. Tudo partiu de uma batida no violão que me pareceu esboçar algo que (se eu realizasse como sonhava) soaria original a qualquer ouvido em qualquer lugar do mundo”, relata Caetano Veloso." Mauro Ferreira (g1.globo.com, 19.10.2021)

“A menudo siento que he hecho demasiadas canciones. ¿Falta de rigor?, ¿descuido crítico? Debe serlo. Pero ocurre que desde pequeño me encantan las canciones populares, también por su fácil proliferación. A los que les gustan las canciones les gusta la cantidad. Desde la radio cuando era niño, pasando por TV Record y MTV en sus inicios, hasta TVZ en el canal Multishow ahora, me encanta la multiplicidad de pequeñas piezas musicales cantadas, aunque luzcan en un momento dado redundantes y caóticas. Hace nueve años que no lanzo un álbum de canciones inéditas. A finales de 2019, tuve un intenso deseo de grabar cosas nuevas por mi cuenta. Todo se inició a partir de un ritmo en la guitarra que parecía delinear algo que (si se realizaba como soñaba) sonaría original para cualquier oído en cualquier parte del mundo. “Meu Coco”, la canción, nació de esto y, aportando sobre el boceto rítmico una melodía con la elección de nombres de mujeres brasileñas, cortaba un ritmo de samba en células simplificadas y duras. Mi esperanza era encontrar los timbres adecuados para convertir este riff soñado en una novedad concreta. Y estaba seguro de que el ritmo, su sonido y su función sólo se plasmarían definitivamente si los bailarines del Ballet Folclórico de Bahía crearan gestos a partir de lo que se perfilaba en la guitarra. Con eso descubriría el timbre y el resto. Pero llegó 2020, el coronavirus recibió el nombre de Covid-19 y me quedé atrapado en Río, posponiendo mi viaje a Bahía para hablar con los bailarines. ¿Esperaría unos meses?
Pasó más de un año y yo, habiendo compuesto canciones que parecían nacer de “Meu Coco”, necesité empezar a grabar en el estudio de casa. Llamé a Lucas Nunes para que iniciara el trabajo. Él es muy musical y también es capaz de manejar una mesa de mezclas. Empezamos con “Meu Coco”, del que “Enzo Gabriel” es una especie de península: su tema (su título) era el nombre más elegido para registrar a los recién nacidos brasileños en los años 2018 y 2019. Mientras hago nuevas canciones, prometo investigar la razón por la cual, en mi generación e incluso antes, los nombres ingleses de presidentes estadounidenses eran elegidos por personas sencillas y no muy letradas, en su mayoría negras, para bautizar a sus hijos: Jefferson, Jackson, Washington —así como Wellington, William, Hudson— eran los nombres preferidos de los padres negros y pobres brasileños. Todavía no he hecho ningún planteamiento a este respecto, pero tener este álbum listo y comprometerme a lanzarlo me lleva a asegurarme de que lo investigaré como si fuera un sociólogo. Al igual que haber hecho “Anjos Tronchos”, una canción reflexiva que trata de la ola tecnológica que nos ha proporcionado las computadoras portátiles, los teléfonos inteligentes e internet, me hace prometer que leeré más sobre ello.
Cada pista del nuevo álbum tiene su propia e intensa vida. Si “Anjos Tronchos” tiene un sonido similar a “Abraçaço”, el último disco que había hecho antes de éste, “Sem Samba Não Dá” suena como Pretinho da Serrinha: una base de samba tocada por los que saben —y el acordeón de Mestrinho, que comenta las fusiones de la música sertaneja con la samba tradicional. Una discusión sobre el (no) uso de la palabra “você” [tú o vos, en español] por parte de la joven y brillante cantante de fado Carminho se convirtió en el fado medio atlántico “Você-Você”, que ella terminó cantando conmigo —y ganó la sabia mandolina de Hamilton de Holanda en lugar de la guitarra portuguesa. Está “Não Vou Deixar”, con una célula de base de rap creada al piano por Lucas y con una letra de rechazo a la opresión política, que fue escrita en un tono de conversación amorosa. “Pardo”, cuyo título ya sugiere una observación del uso de las palabras en la discusión actual de la cuestión racial, fue arreglado por Letieres Leite, de Bahía, bajo la percusión de Marcelo Costa, de Río de Janeiro. “Cobre”, una canción de amor romántico, habla del color de la piel que compite con el reflejo del sol en el mar de Porto da Barra al final de la tarde. Jaques Morelenbaum, romántico incurable, vino a orquestarla. Pero él también se ocupó de “Ciclâmen do Líbano”, con un fraseo del medio oriente salpicado de Webern. A mi hijo Tom le debo Lucas Nunes: ambos están en la banda Dônica. A mi hijo Zeca le debo la atención a nuevas perspectivas críticas. A mi hijo Moreno le debo la intensa belleza del tema “GilGal”: él marcó el ritmo del candomblé para que yo pusiera la melodía y letra que ya estaban bosquejadas, pero que sólo se concretaron bajo la percusión. Y la canto con la extraordinariamente talentosa Dora Morelenbaum.
Este es un álbum de cantidad e intensidad. “Autoacalanto” es un retrato de mi nieto que ahora tiene un año. Tom, su padre, toca la guitarra conmigo en la canción. La nave nodriza, “Meu Coco”, mantuvo algo del ritmo imaginado, ahora con la percusión de Márcio Vitor. Pero el arreglo orquestal que la ilumina es obra de Thiago Amud, un joven creador de Río de Janeiro cuya existencia lo dice todo sobre la veracidad del amor brasileño por la canción popular.” Caetano Veloso

Temas

CD 1
01
Meu coco
Caetano Veloso
02
Ciclâmen do Líbano
Caetano Veloso
03
Anjos tronchos
Caetano Veloso
04
Não vou deixar
Caetano Veloso
05
Autoacalanto
Caetano Veloso
06
Enzo Gabriel
Caetano Veloso
07
GilGal
Caetano Veloso
Caetano Veloso & Dora Morelenbaum
08
Cobre
Caetano Veloso
09
Pardo
Caetano Veloso
10
Você-você
Caetano Veloso
Caetano Veloso, Carminho & Hamilton de Holanda
11
Sem samba não dá
Caetano Veloso
Caetano Veloso & Pretinho da Serrinha
12
Noite de cristal
Caetano Veloso